HABILIDADES DEL SIGLO XXI

La diversidad de innovaciones que han ocurrido en el siglo XXI y la velocidad de adopción y incorporación de estas en la forma como vivimos y como trabajamos han colocado gran presión en las empresas en reformular su modus operandi y propuesta de valor bajo pena de pasar a ser “obsoletas” y perder relevancia.

En el campo de las innovaciones de cariz tecnológico, esta necesidad de reformulación y cambio es todavía mayor. Siendo que los trabajadores de la empresa son los principales actores en cualquier proceso de cambio, las competencias que se les exigen han cambiado considerablemente.    

The Economist Intelligence Unit, en Mayo pasado, presentó un estudio global con base en cuestionarios a ejecutivos de topo, profesores y estudiantes con la cuestión: ¿Cuál de las siguientes afirmaciones son las habilidades más críticas que los empleados de su organización pueden tener hoy? Seleccione hasta tres.

Source: Economist Intelligence Unit

La habilidad de resolución de problemas es, con diferencia, la más crítica de todas. Es decir, la capacidad de adquirir información, cuestionar su conocimiento y crear y experimentar alternativas de solución es la principal competencia que las empresas desean poseer entre sus trabajadores.

Para completar el pódium de las habilidades críticas, se destacan el trabajo en equipo y la comunicación.

A pesar que este estudio no es específico para ningún sector o tipología de empresa, la capacidad de resolver problemas de los clientes, trabajar en equipo para la solución de los mismos y comunicar las soluciones de forma efectiva, son 3 habilidades esenciales al negocio de la consultoría.

En un mundo dominado por la tecnología y por el acceso generalizado a la información, las habilidades que se espera que crezcan en importancia son el conocimiento digital o la capacidad de utilizar las herramientas digitales para crear valor y creatividad o la capacidad de en condiciones iguales de información diferenciar la propuesta de valor.

La identificación, captación y retención de trabajadores que tengan las habilidades del siglo XXI es extremadamente difícil, principalmente al salir de la universidad, ya que esta no se encuentra lo suficientemente adaptada para garantizar la transmisión de estas habilidades. De ahí, el esfuerzo/inversión de las empresas en desenvolver programas de formación direccionados a estas habilidades.

A pesar de, como informó un especialista entrevistado para el informe, "los jóvenes tienen una afinidad innata con la tecnología, es una pena que no la utilicen de forma eficaz”, las empresas tienen cada vez más atención a estas competencias en las entrevistas y testes que hacen en su proceso de contratación.